Mamá, me gustan las chicas

Mamá, me gustan las chicas

Mamá, me gustan las chicas

Más claro que el agua. Así le dijo Carla a su madre que era lesbiana. Claro y conciso, ¿qué más se puede pedir? El caso es que cuando una madre, un padre, escucha esta afirmación o similares, muchas veces no le cae de sorpresa. Otras, sí.

Es frecuente que padres, madres, consulten acerca de estas cuestiones. Muchas veces no saben cómo actuar con sus hijas e hijos cuando se trata de temas de orientación del deseo. También sucede que los chicos y las chicas se sienten desconcertados y con muchos interrogantes por responder, si bien es cierto que muchas personas viven la situación sin mayor problema.

La orientación del deseo es algo que solo puede resolver cada cual. Ni madres, ni padres, ni amigas, ni amigos …Con mayor o menor facilidad y con un entorno más o menos favorable, es algo que acaba resolviendo cada sexuado. La adolescencia es una etapa clave en la que confluyen muchos cambios, circunstancias, y suele ocurrir que es ahí cuando surgen los interrogantes. En otras ocasiones, es en la edad adulta cuando surgen las cuestiones relacionadas con la orientación del deseo.

Es preciso señalar que, en contra de los muchos rumores que circulan, la orientación del deseo no es del orden de la voluntad. Es decir, el que atraigan chicas o chicos no depende de la voluntad de cada cual, sino que es de la orden del descubrimiento. Otra cosa bien distinta es que el individuo decida o no mostrar su orientación sexual, por sus circunstancias biográficas.

Vale, ¿y qué hacer como padres y/o madres? Pues, de nuevo, claro y conciso: apoyar y acompañar a ese individuo en su vivencia como ese sexuado que es.

 

 

Ana Sabater.

Ana Sabater

Soy sexóloga. Me formé en el Instituto de Ciencias Sexológicas (Incisex)-Universidad de Alcalá (Madrid), fiel a la Teoría de los Sexos de Efigenio Amezúa. Mi curiosidad intelectual me llevó hasta esa casa, y fue una gran experiencia, tanto por los conocimientos adquiridos sobre la disciplina sexológica como por toda la gente que conocí.

Artículos Relacionados

Todavía no hay commentarios, sé el primer en comentar

Enviar un comentario

Tu email no será publicado