Educación sexual e intersexualidad

Educación sexual e intersexualidad

Educación sexual e intersexualidad

Todos estamos de acuerdo en que es necesaria la educación sexual. Pero, cuando se escucha “educación sexual”, automáticamente se piensa que se esta hablando de anticonceptivos, de embarazos no planificados, y de infecciones de transmisión genital (ITG). Pero la educación sexual es mucho más que hablar de estas cuestiones.

Y es que lo que nos ocupa en eduación sexual, al menos desde la sexología o ciencia de los sexos, son los sexuados en su totalidad, y no sólo sus genitales.

Un hecho que siempre me resulta llamativo son las listas de cambios en la adolescencia con las edades concretas en las que suceden. Esto estaría muy bien si todos los sexuados fuéramos iguales y a todos nos sucedieran las mismas cosas al mismo tiempo. Pero cada sexuado es único y es imposible que exista uno idéntico que otro; ni los procesos corporales ni las vivencias sexuadas pueden ser exactamente iguales en todas las personas. Una alternativa razonable es hablar de la intersexualidad y de los rasgos hechos por los sujetos sexuados. Pero, ¿y cómo se come esto?

Hischfeld en el SXIX planteó la Teoría de la Intersexualidad, que viene a decir que en los sexos no existen dos extremos de material distinto, sino que todos tenemos los mismos materiales, pero distribuidos de manera distinta. Es decir, todos los sujetos sexuados somos femeninos y masculinos, pero cada cual en su peculiar y única forma. Esto, además, implica que la norma es la diversidad, porque no existe un sexuado igual que otro. La intersexualidad, entre otras cuestiones, es un referente en una cuestión que prácticamente todos los sujetos se plantean en algún momento de su vida, como es la identidad sexual.

Proporcionar conocimiento para que los sexuados se entiendan como esos sexuados que son, es básico en la educación sexual en cualquier etapa de la vida. Muchos profesionales de la sexología defendemos una educación sexual poniendo el punto de referencia en los sexos y no tanto en los genitales y/o su periferia. Realmente, ¿no os parece más apetecible?

 

 

Ana Sabater.

 

 

 

Ana Sabater

Soy sexóloga. Me formé en el Instituto de Ciencias Sexológicas (Incisex)-Universidad de Alcalá (Madrid), fiel a la Teoría de los Sexos de Efigenio Amezúa. Mi curiosidad intelectual me llevó hasta esa casa, y fue una gran experiencia, tanto por los conocimientos adquiridos sobre la disciplina sexológica como por toda la gente que conocí.

Artículos Relacionados

Comments (2)

  1. Berta
    Sep 15, 2016

    Me gusta ese planteamiento……… tengo un hijo adolescente y no me gusta que lo único que le enseñen en el insti es a ponerse preservativo, es importante no digo que no!!! pero no lo único,…..el sexo es muy amplio……

    • Ana Sabater
      Ana Sabater
      Sep 15, 2016

      Gracias por tu comentario Berta. En efecto, hay muchos contenidos que dar en educación sexual, en el post he hablado solo de la intersexualidad pero es amplísimo, y necesario. Saludos!

Enviar un comentario

Tu email no será publicado